Spirit Essence: rompiendo los esquemas de los concursos de coctelería

La primera edición del concurso de coctelería Spirit Essence en 2016 fue una revolución. La idea gustó tanto que para su segunda celebración cinco grandes marcas de destilados, entre ellas las tres grandes (Bacardi, Pernod Ricard y Diageo), se han puesto de acuerdo para apadrinar juntas y revueltas esta competición. El organizador de este evento es Magatzem Escolà, y Giuseppe Baldi su voz. Él es quien nos ha contado qué hace que Spirit Essence cause tanta sensación y por qué tú, bartender, sommelier o barista, deberías participar. Al loro:
La idea principal que impulsa esta competición es la formación: “El principal foco de Spirit Essence y la razón de fondo por la que se crea es la educación de los bartenders, porque todavía son minoría quienes saben cómo y dónde informarse y estudiar y; aunque existen algunas escuelas, pasar por ellas no es lo más habitual”, explica Giuseppe Baldi. “Por esta pretensión formativa y divulgadora, nosotros preferimos llamarlo ‘plataforma’ más que ‘concurso’: queremos mejorar y reforzar tanto la comunidad bartender, sommelier y barista, como el mercado de cada marca”, añade.

_dsf3193
Al Spirit Essence no vas sólo a hacer un cóctel.

Las diferencias principales con el resto de concursos habituales son varias: la primera es que este concurso está hecho por bartenders para bartenders; la segunda es que no se centra en elaborar el mejor cóctel, sino en participar para aprender y formarse; la tercera, que los participantes se encuentran en una situación que simula el ambiente de trabajo y, aunque se hace en un escenario, la iluminación busca ser similar a la de un bar, hay música y no se realiza el típico speech explicativo; la cuarta, que se participa en equipos de seis personas. Sí, has leído bien: es un trabajo colectivo, así que el concurso es dinámico y el ambiente tiene un punto de compañerismo y emoción difícil de igualar.
_dsf2924
Giuseppe Baldi es el organizador y maestro de ceremonias de la ‘Plataforma’.

La mecánica también es distinta a casi todo lo que te has encontrado antes. En el Spirit Essence hay tres fases: la selección de los participantes, las semifinales y la final.
En la fase de selección, que se realiza de finales de abril a finales de mayo, los inscritos realizan dos pruebas: una cata a ciegas de destilados de los que hay que distinguir el tipo, estilo, procedencia e incluso marca, y un test de 50 preguntas sobre el mundo de la coctelería que incluye algunas sobre vino y café.
dsc_2895
La cata a ciegas de productos es la primera prueba de la fase de selección.

En cada una de las tres semifinales regionales, que se celebrarán en junio, participan tres equipos formados por seis personas que han de realizar seis pruebas. Cada equipo cuenta con un capitán, que es quien mejor nota ha obtenido en la fase anterior y quien asigna a sus compañeros una de estas seis pruebas según su especialidad. “Estas pruebas —explica Giuseppe Baldi— van desde las más clásicas hasta una blend box con café, que es muy interesante en mixología, por ejemplo, y se han de completar en unos cinco minutos”.
La final tendrá lugar en septiembre y enfrentará a los tres equipos ganadores de las semifinales. En esta fase, los participantes repetirán las seis pruebas de las semifinales y, además, tendrán que realizar una prueba extra que no conocerán hasta unas horas antes de la final. “El año pasado, por ejemplo, esta prueba secreta consistió en elaborar una cocktail list en 12 minutos”, nos recuerda Baldi.
258
El año pasado fueron 12.000 euros para el equipo ganador. Este, 15.000. ¡Apúntate!

Y todo esto, con premio (además de toda la experiencia que acumularéis en el camino): pasar a la semifinal, 150€ por participante; pasar a la final, 400€. Ganar la final, 15.000€ para el equipo. ¿A que motiva un poquito más? Pues lo que tienes que hacer es inscribirte (y ganar, claro). Apuntarte tiene un coste de 20€, por aquello de que el compromiso sea más firme, y lo puedes hacer aquí.

La principal habilidad que hay que demostrar en Spirit Essence es que, como dice nuestro eslogan, ‘la mezcla hace la fuerza’. Porque el juego en equipo, el trabajo grupal, es inevitable para hacer bien las cosas. Un bartender solo  no es nadie, necesita un buen equipo de camareros, un buen bar, un buen mánager… Entender que hay que mezclarse, que sin la mezcla, no hay nada”, afirma Giuseppe.
¿Te atreves?

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter