The Art Room: la coctelería y el arte llevados a la máxima expresión

El arte hace tiempo que dejó de estar colgado en las paredes. El arte está en las calles, en los smartphones, en un vestido de la Mercedes Benz Fashion Week y, por supuesto, en un cóctel. Y el arte también es la fusión de todo, la convergencia de disciplinas. The Art Room es una gran obra de arte multidisciplinar que Bombay Sapphire ha exhibido durante los días de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid y que une a cuatro artistas multidisciplinares para crear una experiencia efímera y única.

Primera sorpresa de #theartroom: el juego de espejos de Mau Moró
Primera sorpresa de #theartroom: el juego de espejos de Mau Morgó.

Así, entrar en #TheArtRoom es entrar en una nueva dimensión de luces, proyecciones, sonidos, estímulos y sensaciones. La personalidad de Bombay Sapphire y su elaboración a base de la infusión de botánicos ha inspirado a los cuatro artistas que por primera vez han trabajado juntos. El diseñador Mau Morgó se inspiró en el icónico zafiro y en las formas de la botella para realizar un juego de espejos hipnótico. Al transitar por él, la música del compositor Francesco Tristano crea una banda sonora que, junto con la iluminación de leds, da una sensación de espacio infinito. Los movimientos de los asistentes se transforman gracias al sistema kinect en imágenes. Es la contribución con la que el estudio audiovisual Eyesberg Studio simboliza y refleja los botánicos de Bombay Sapphire y su proceso de elaboración. Y la experiencia se completa con una reinterpretación del gin & tonic de nuestro querido Marc Álvarez.
Una interacción impresionante a través del sistema kinetic, obra de The Eyeberg Studio.
Una interacción impresionante a través del sistema kinect, obra de The Eyeberg Studio.

En los cinco días que ha durado la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, the Art Room ha sido un epicentro de fotos, vídeos, instagramers, tweets, selfies, más selfies y mucha actividad. Un lugar único que vivió su colofón final con la actuación en directo del compositor Francesco Tristano en una fiesta de clausura con más de 300 personas invitadas.
Tristano toca dos pianos y maneja los bits desde diversos aparatos electrónicos para crear una música hipnótica y personal.
Tristano toca dos pianos y maneja los bits desde diversos aparatos electrónicos para crear una música hipnótica y personal.

Moda y coctelería son un matrimonio bien avenido (tanto que incluso existe el llamado vestido cóctel) y con Bombay Sapphire el matrimonio se ha convertido en idilio. Durante todo el mes de febrero, en algunos de los locales más señalados de la ciudad los madrileños se podían pedir un cóctel inspirado en Devota y Lomba o en Ana Locking. Diecisiete cocteleros se han inspirado en 29 diseñadores para crear 27 cócteles especiales para la ocasión. Tras cada desfile, los invitados al The Art Room podían disfrutar del cóctel creado especialmente para la ocasión en medio de una obra de arte. Casi nada, ¿verdad?

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter